Osvaldo Bossi // del coyote al correcaminos

•29/11/2010 • 1 comentario

Osvaldo Bossi,

Del coyote al correcaminos.

12 x 18. 76 paginas.

Dice el autor: Lo escribí hace muchos años. Tantos, que no puedo evitar sorprenderme de su permanencia. Sospecho que el drama del Coyote, cíclico por naturaleza, tiene mucho que ver en esto. Como todo deseo verdadero, sus límites no están sujetos al tiempo ni al espacio, pero tampoco a un horizonte determinado. Por otra parte, es la infancia del deseo lo que allí hace girar la rueda de sus emanaciones imposibles: dulce y amargo a la vez, lúdico en todo momento, y acaso sagrado por definición.

Prólogo

Tierno, altanero, viril: este libro se alza desde el sitio de la diferencia. Osvaldo Bossi desciende al umbral de su infancia y construye, con los residuos de una mitología televisiva, vuelta popular por la recreación de múltiples lecturas, un libro de amor. Teje y asume a sus héroes desde el revés de la trama visible, cargando sus rostros de una dulce humanidad que tritura los paradigmas de cartón prensado.

Estos poemas no piden disculpas. Celebran, desde la fiesta y el dolor. Por momentos parecen rozar el melodrama, pero se escapan a tiempo con una vuelta de tuerca casi epigramática, donde ironía e impulso lírico trabajan juntos, haciendo del basurero o del lugar común una imaginería verbal que encarna emociones resplandecientes.

Cribados por la poética del rock and roll, los mejores poemas de este libro toman por asalto las distintas retóricas disponibles con una voz original, audaz, hablada desde el cuerpo que demanda al yo que lo historiza, para dar cuenta del deseo y de los límites franqueables que lo enceldan.

Poemas también escritos para seducir al mundo.

Pocas veces he leído un texto como el que cierra este libro (Dilema se llama) donde en quince líneas sostenidas aparece once veces la palabra “verga” semantizada de manera múltiple, como una maquinaria lúdica que ametralla rítmica y aliterativamente al Censor para caer, metonímica, como un guante o el pétalo de una flor sobre el cuerpo amado, sobre su “verga tangible”

La memoria recorta situaciones y objetos que vuelve a signar en el seno de una estructura narrativa consciente. Allí el balbuceo frenético que atenta contra la ley del lenguaje se organiza volviéndolo cuerpo y no cadáver reproductor de una experiencia previa.

Saludo, desde el lugar en que él me pide a mí, una escritora mujer, que lo lea: desde el sitio de la diferencia.

Diana Bellessi

Agosto de 1988

Dos nuevos títulos

•08/10/2010 • 3 comentarios

Ni sillas azules y Pariremos con placer.

Sebastián Bruzzese y Casilda Rodrigañes Bustos.

Narrativa y pensamiento.

Dos títulos bellisimos que duplican el pequeño pero prometedor catálogo de una editorial que quizás abandone su nombre para ser otra, con la misma consigna.

Pariremos con placer propone otra lectura del cuerpo femenino y sus atravezamientos sociales, invitando a desocultar y reencontrar el útero como un foco de placer sexual. Con una argumentación impecable demuestra porqué el parto no es algo naturalmente doloroso, y en ese ejercicio devela los rasgos opresivos y patriarcales que pesan sobre el útero de la mujer, sobre el cuerpo de la mujer, sobre la sexualidad de una mujer construida como agente reproductor del patriarcado.

Y de ni sillas azules dijeron:

“Sabemos que Helena espera un transbordo en el aeropuerto internacional de Santiago de Chile. Sabemos que once horas son casi un día. Pero el tiempo y el espacio son parámetros demasiado frágiles para sostenernos de este lado de las cosas. Entonces, nos perdemos con  nuestra protagonista. Lo que era acá, ahora es hace un rato en otro país. Lo que fue el pasado, mañana cabe en este tupper.

Así nos lleva Bruzzese por esta, su primera novela después de tres libros de poesía: confundidos en la enormidad de lo posible, que siempre es también otra cosa, para terminar descubriéndonos, igual que Helena: habitantes de un cuerpo en expansión. “

•11/11/2009 • 1 comentario

Una editorial con fecha de nacimiento.

5 y 6 de diciembre en la Feria del Libro Independiente y A.

Presentando la dupla de autores y colecciones:

La soledad era una roca cayendo lentamente,

de Sebastián Bruzzese, dentro de la colección playmovil

ruta3

La soledad era una roca cayendo lentamente. Imaginen ese momento: un cuerpo tan firme y tan pesado atraído, como la luna o una simple manzana,  por la fuerza de gravedad. El estruendo y el polvo de esa roca en cámara lenta.

Ahora imaginen que esta roca cae, no por una esas formaciones geológicas que se elevan, a mayor o menor altura, sobre la tierra, sino en el corazón de un muchacho o de una muchacha, y que ese ruido, ese zumbido, es el silencio en realidad. Para escucharlo, se necesita como única condición, el oído de un niño explorador o un poeta. Sebastián Bruzzese lo sabe, y gracias a un tono de voz, una mínima puntuación musical, traduce en cada uno de los poemas que integran este libro esa experiencia al único lenguaje posible: el lenguaje de la poesía.

Lucía Aráoz De Cea.

Queridísimas.

Desde montes y cerros, desde hermosos personajes, desde recetas para preparar vaya a saber qué pócimas ancestrales, Lucía realiza un mágico movimiento: de ser una pasé a ser miles de mujeres que gimen en miles de oídos, y entonces sólo queda un recuerdo naranja. Sépanlo, la muerte está del lado izquierdo, pero mañana va a haber medialunas en serio.


Y estos autores… ¿quienes son?

Sebastián Bruzzese

Nació en Morón, pcia. de Buenos Aires en Marzo de 1983.

Las reiteradas mudanzas lo acercaron irremediablemente a la literatura.

En el 2008 autoeditó “Escribir al viento” (recolección de varios fanzines) y “Esxs que andan por ahí“, ahora reeditado por

Sol en Turín. Publicó en el 2009 “Resistencia” con la editorial independiente Nulu Bonsai.Es miembro activo de la

FLIA (Feria del Libro Independiente y A…), responsable de la editorial/taller En el aura del sauce, y director de la editorial Hasta que llegue el silencio.Dicen por ahí que cree en la poesía más que en ninguna otra cosa, pero la gente es mala y comenta.

Lucía Aráoz De Cea

Nació en Bs. As. el primero de febrero de 1987, en el hospital CEMIC.

Como actriz, participó del colectivo Oscuminoso, y actualmente trabaja con el grupo “Las lupercas” y con el equipo teatral “El brío”.

Pinta y es flautista en el grupo “Somos los que somos”.

Esta es su primera publicación impresa.

•11/11/2009 • 2 comentarios

Untitled-2-01

 
A %d blogueros les gusta esto: